Nacho el “Carnes”

Érase una vez un pobre desgraciado, un tonto de los cojones, o simplemente un payaso de marras que creía en la sedosidad de su pelo, en la perfección de su nariz, en el varonil tono de su voz y en la poquita cosa que rellenaba sus calzoncillos bajo las bolas de papel higiénico que engordaban su entrepierna. Todo un perfecto gilipollas, el número uno de su categoría. Era el líder de su grupo y la envidia del personal que tenía de su lado, un mierda que vacilaba mogollón con su moto y tenía loquitas a todas las niñas, un máquina, un fiera, un machote de pelo en pecho, más chulo él que una pareja de ochos, que por aquél entonces se hacía respetar, muy duro el tipo, pues demostraba su capacidad y su fuerza ensañándose con un mocoso de 12 años, cinco o seis menos que él. Cuando veía al pobre infeliz tan canijo como débil apagaba su Marlboro, colocaba su tupé, sus Rayban y su paquete y andaba hacia él, como sólo un tipo del espagueti western lo hace, se paraba delante, y como en una ocasión, se sacó un bello púbico para colocárselo al infante en su entonces joven cabecilla, lo que provocaba las risas incontenibles de sus colegas y todos los presentes. Alguna vez intentó defenderse aquel niño de baba, aquel tonto del culo, dando finalmente con su pequeño trasero en el suelo después de la jartá a hostias que el “Carnes” le daba, sin fuerzas siquiera para llorar o levantarse. Aquella situación duró unos años, hasta que el “Carnes” se sacó una novia de la pollería y dejó de frecuentar el lugar.

Pues bien pedazo de imbécil, yo soy aquel estúpido criajo de gafas al que se le caía la baba, el que te meó en la moto y se cagó en tus muertos, aquel niño del que gustabas pegar, solo que ahora tengo algunos años, kilos y centímetros más de los que tú tenías ya entonces. Te informo de que tu vida peligra y de que tengo catalogada tu casa y tu coche, no para mearme en él como entonces, sino para quemarlo contigo dentro. Ha pasado tiempo y eso sólo ha hecho que aumente ese asco que siempre he sentido hacia ti. Puede que no te pille, porque tampoco te busco, pero reza para no cruzarte por mi camino, porque la paliza que te puede caer sería el Óscar en el género Gore.

PD: Me he enterado de que te han echado del trabajo y tu novia te ha dejado… je, je, je… JA, JA, JA, JA… ¡ESTÁS MUERTO!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s