Otra de Oporto…

– ¿Sabes? Creo que tienes un buen polvo.

Silencio.

– En serio nena, antes de que te cases con ese tipo del banco y arruines tu vida a plazo fijo para el resto de tus días deberíamos echar un polvo, un día de estos…

– ¿Por qué quieres echarme un polvo?

– Oh, vamos, desde que éramos pequeños y jugábamos en la buardilla de tus padres ya estaba pendiente de lo que tu falda dejaba ver cuando se subía… Después de eso, un día, me enseñaste tu coño, ¿recuerdas? parecía un rosado, suave y carnoso caracolito, tenía realmente muy buena pinta…

– ¿De veras?

– ¡Oh, ya lo creo nena! Desde entonces muchas veces soñaba con que lo hacíamos detrás de tu casa, en la hierba mojada… ahora incluso me la suelo machacar pensando en ti y en tu rosada y carnosa rajita…

– Uff, me estás poniendo cachonda…

– Cariño, yo ya tengo la polla más dura que las 4 patas de esta mesa, ahora mismo podría reventar a un carnero, podría partirte en dos si quisiera, te bombearía fuertemente, entrando y saliendo… te lamería entera como un perro, mordería tus pezones y sacudiría tu clítoris a lengüetazos como el badajo de una campana…

– Umm, tengo las bragas empapadas…

– ¡También te chuparía las bragas!

– ¡Oh dios, me estás poniendo realmente cachonda!

Otro silencio.

– ¡Jefe, otra botella de vino!

– Creo que he bebido mucho vino, me estoy poniendo muy tonta, pero es que está tan rico este Oporto…

– Puedo hacerte muy feliz nena, como si viajaras a otro planeta. Puedo hacer que te corras como nunca antes lo habías hecho, que sientas como tu vida se va en cada suspiro y no desees otra cosa mas que joder conmigo.

– Tú si que sabes como tratar a una mujer…

– Preciosa, si hay algo que me enseñó mi madre es como tratar a una mujer.

– Seguro que era una buena mujer…

– Era una buena puta, se follaba al cartero. También de vez en cuando jodía con el carnicero, el frutero, el fontanero…

– No digas eso, seguro que fue una buena madre.

– Fue una buena madre, pero también fue una buena puta, gracias a ella teníamos qué comer. El borracho de mi padre se dejaba su sueldo de mierda en las barras y tragaperras de todos los bares del barrio. Alguien tenía que mantenernos.

– Tu madre fue una gran mujer…

– Una gran puta.

– Una buena madre…

– Una buena madre, sí.

Silencio.

– Tengo las bragas empapadas…

– Y yo la polla como el cuello de un toro.

– ¡Mira, tócame las tetas! Mi novio dice que son muy buenas…

– ¡Oh, sí, son geniales…!

– ¿Te gustan?

– Tu novio es un tipo listo.

– Pareces tan duro, tan triste… tu cara es como los árboles viejos, marcada y áspera como su corteza y sin embargo tan bellos… sabes cómo hacer sentir a una mujer, muy femenina y muy zorra a la vez…

– Me gustan las zorras.

– ¿Te gustan mis tetas?

– Tienes los pezones más duros que haya visto jamás, parecen garbanzos…

– Ummm, están muy duritos…

– Están como garbanzos antes de poner en remojo…

– Bésame las tetas.

– No me gustan los numeritos…

– Oh, vamos, bésame las tetas, ¡fóllame…!

– ¿Quieres que te folle? A tu novio no creo que eso le guste…

– Mi novio está demasiado preocupado con su trabajo de mierda, ¡méteme esa gran polla que tienes!

– ¿De veras quieres que te meta mi polla, que te abra en dos?

– ¡Oh, por dios, ya lo creo que sí…!

– Eres una puta…

– ¡Esta noche soy tu puta!

– Eres una jodida zorra.

– ¡Déjame ser tu zorra por hoy!

– ¿Quieres que te dé por el culo?

– ¡Hazme lo que quieras!

– Te jodería, créeme, te jodería como la zorra que eres, como nunca te han jodido, como nunca te joderán, pero por esta noche te puedes ir a tomar por culo tu sola. Estoy borracho, mi coche se lo ha llevado la grúa, tengo facturas sin pagar, debo el alquiler desde hace meses y lo que menos me apetece es escuchar los gritos de una jodida pija histérica con un novio maricón que se preocupa más por entregar informes a su jefe y chuparle la polla que por follar contigo. Sólo quiero terminar mi copa, abrir otra botella en mi casa y tumbarme desnudo en la cama.

– ¡Eres una cabrón, un jodido cabrón acabado!, ¡vete a tomar por culo!

Se fue. Terminé el vino y pagué la cuenta. Cuando no vales nada todo lo demás también parece no tener valor alguno. He desperdiciado un polvo, probablemente el mejor mejor polvo en meses, a lo mejor hubiera dejado su novio para quedarse conmigo pero, ¿otro jodido problema? Santificados sean los romanos por inventar el vino… y los portugueses por hacer el Oporto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s