Y yo no lo sabía…

Te tengo de día y te sueño de noche, te bebo y me bebes, me embriago con tus labios por cada beso que te robo. Te emborrachas conmigo y el mundo parece distinto, más amable, de otro color, y no se puede ser más feliz. Anochezco y amanezco contigo, nos despiertan los gorriones, nos desayunamos en la cama y te hago el amor con las sábanas empapadas de tanto sudor. Te quiero más de lo que nunca nadie pudo querer en su maldita vida, me elevas más allá de las nubes, más alto que las estrellas, y despierto más feliz que una perdiz, contigo, a tu lado, a mi vera, cabalgando por tus muslos, perdido en tus huesos, iluminado por el espíritu santo, incapaz de recordar el primer día, el momento, el principio del fin, pero juntos, unidos como la carne a la costilla, como el pellejo al capullo, como la costra a las heridas. Jamás nadie imaginó, y yo no lo sabía, que tanto amor fuera posible, ni Kate Winsler amarrada a su puerta en mitad del Atlántico norte, porque aquí estoy yo contigo, y tú conmigo, el ying con el yang, el 6 con el 9, el todo con la nada, el cielo con la tierra, lo malo con lo menos malo, la pólvora con el fuego, el whisky con el hielo… Y tus ojos brillan, reflejando el brillo de los míos, y te follo, hasta dentro, rajando tus carnes, entrándote bien dentro, chocando el hueso, hasta el fondo y más allá, donde nunca nadie antes entró, descubriendo tu nuevo mundo, salvaje, húmedo, cálido y apasionante… Soy Cristóbal Colón, y como hay dios que te colonizaré, por mi buen patrón, por mis santos cojones, que serás mía, que yo seré tuyo, que subiremos al altar tú de blanco y yo de negro, como la paloma y el cuervo, dama y vagabundo de nuestro Walt Disney privado, depravado y desquiciado. Serás mía, y yo tuyo, de noche y de día, real como un sueño, irreal e ideal, borrachos de amor, de día y de noche, con los gorriones silbando melodías de amor al amanecer, sudando en la cama, cayendo al vacío, subiendo a las nubes, jodiendo sobre las estrellas, amándonos hasta el fondo, desayunándonos la vida, cenándonos las perdices, comiéndonos el amor… Y yo… Yo no lo sabía…

Anuncios

2 comentarios en “Y yo no lo sabía…

  1. guadalupe dijo:

    Siempre es la misma historia, la misma sucesion de acontecimientos, nada cambia… Antes o despues termina siendo igual. Inventaré una cara nueva para que sea distinto.
     
    … Yo no miro con ese tono de voz…… Porque dicen que tengo 600 clases de sonrisas… y que todas me iluminan la vida… y que todas pueden hacerte reír a carcajadas… así, sin más, pueden hacerte incluso llorar… así, sin más… y eso son sólo mis sonrisas…
     
    Rojo, como los labios de puta que me pinto. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s