Una tarta de tres chocolates

Le dijo te quiero, y por un momento el mundo no era más grande que sus ojos. Habían terminado de cenar y apuraban el vino antes del postre, una tarta de tres chocolates para compartir a punto de llegar. Detrás de los cristales la ciudad se movía como si la plaza de Colón fuera el atrezo de su obra de teatro. La noche había caído hacía ya rato, ofreciendo un espectáculo casi tan digno del que tenían cada uno frente a sí mismos. Sus manos se buscaban sobre el mantel como si fueran adolescentes, esquivando las copas, comiéndose con la mirada, dedicándose amplias sonrisas, y cualquiera que lo viera pensaría que realmente lo eran si no fuera por esas oportunas marcas que la edad empezaba a dibujar en sus rostros. Y es que no había nada mejor que haber dejado los críos con los suegros y haberse escapado de la rutina diaria por unas horas, como chiquillos, sin casi decir a dónde iban. El mundo ya podía derrumbarse bajo sus pies que estaban donde querían estar y no había con quien mejor. La vida no les había tratado mal, no dirigían grandes empresas ni firmaban contratos millonarios, pero les daba para pagar los libros de texto de sus hijos y cogerse 2 semanas en agosto para marcharse a la playa y compartir las puestas de sol haciendo castillos de arena tras un largo chapuzón.

Diecisiete años de matrimonio y seis de novios, veintitrés años regalándose besos a diario, haciendo el uno del otro su mejor aliado, su mayor confidente y su amante perfecto. Veintitrés años, al fin y al cabo, y una caricia aún conseguía erizarlos la piel, veintitrés años de pequeños detalles que aún les vuelven locos; él, con esos ojos tristes que la sonríen con una mueca en la boca de niño travieso, y ella, esa forma de apartarse el pelo de la cara y colocarse los pendientes, siempre con una sonrisa en los labios… No se habían conocido en París ni habían paseado por las piazzas de Roma, veintitrés años compartiendo postre son demasiados para casi cualquiera, pero para ellos habían sido toda una delicia, como una tarta de tres chocolates.

Anuncios

2 comentarios en “Una tarta de tres chocolates

  1. Oscar dijo:

    Bien, bien, veo que vuelves al buen camino… gracias a Dios!
    Veo que Mallorca ha hecho un buen efecto en ti… ;-)
    De lo mejor que has escrito. Ese es mi estilo, sencillo, directo, sin exageraciones, final como comienzo… muy bueno.
    A ver si escribimos algo juntos que puede salir algo decente, jeje.
    Si, y ya lo se… las fotos. Ahora mismo te preparo un buen cd.
    Ale, a Parla
     

  2. David dijo:

    Pues está chulo, pero no dices nada de la tarta de 3 chocolates….en fin, que menos que decir cómo se hace no???
     
    No sé que estará más cerca el día que escribaís un libro juntos o el día que os peguéis encima de una tarima… De todas formas quizás sea bueno que comencéis a escribir el libro, que es mejor estar forrado ahora que más tarde no? ;)
     
    Buena suerte!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s