Quiero ser un mono

Hace una calor de cojones, me sudan hasta los huevos y aquí estoy, intentando escribir algo después de mucho tiempo, creo que casi una semana, pero me parece toda una vida. Eso me alegra porque quiere decir, o así al menos lo entiendo yo, que soy capaz de morir y resucitar al cabo de 7 días, unos más tardo que algún funcionario. Normalmente muero el lunes, tras agonizar todo el domingo, resucitando los martes. Y es que los lunes suelen ser, son, muy jodidos. La reencarnación en uno mismo no está tan mal, visto lo visto, virgencita que me quede como estoy. Hablando de estar, que no de ser, estoy algo preocupado porque últimamente entra más trabajo que mujeres en mi casa, quizá por este motivo el otro día me sorprendí buscando scorts por internet, curiosidad… Y hallé una rusa con cuyo nombre no me quedé, pongamos que Melani. Melani vive a una parada de metro de mi casa, justo de camino a mi oficina. 21 añitos, morena, 95-60-90, francés natural, beso negro y todas las cerdadas que pueda imaginar, recibe en su apartamento de Antonio Machado y también a domicilio. Buenas fotos y mejores servicios. Alguna vez conocí alguien así, pero no creo que ésta fuera tan puta, al menos fuera de horario.

Al final todo se queda en el morbo, y el morbo por el morbo es un estúpido entretenimiento que los vídeos porno resuelven sin mayor problema ni gasto. La profesionalidad en estos asuntos enfría mucho el tema. Es mejor alguien más cercano y sano. Cuántos polvos habríamos echado a las novias de los colegas, las hermanas de los colegas, las amigas de sus novias o una melé con todas juntas… Esto me lleva a pensar que el reino animal nos lleva mucha ventaja en eso. Cuando vuelva a morir creo que voy a pasar de reencarnarme en mí mismo, quiero ser un chimpancé de zoo, quiero mear a los curiosos que se amontonen frente a mi jaula en sus estúpidas caras, quiero comer cacahuetes a mansalva y follarme a las monas que metan entre los barrotes de mis dominios… Eso es vida y no estar a las dos de la mañana bebiendo cerveza fría porque hasta las sábanas me sobran en la cama, sentado frente al ordenador y golpeando unas teclas que sólo escriben gilipolleces, tú bien lo sabes. Te hago de menos, añoro tu silencio, tu sonrisa mordida y esos ojos flirteando con el vacío que nos separa, tus menudas manos con esas uñas pintadas de rojo puta sosteniendo el taco y pegándome una soberana paliza al billar. Me gusta el universo que nos separa, planeta y satélite, y me gusta el jamón cortado fino de las lonchas de tus piernas. Pero aquí sigo, refrescando mi gaznate y escribiendo tonterías, cuando acabo de nacer y me parecen toda una vida los días que no te he visto.

Anuncios

Un comentario en “Quiero ser un mono

  1. guadalupe dijo:

    dí que sí… mejor reencarnate en un chimpacé la próxima vez, no sin antes haberte follado a la de las uñas rojo puta.
     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s