27 gramos

27 gramos,
en vena,
uno tras otro
recorriendo suavemente
arterias
y demás carreteras secundarias
directos,
torrente sanguíneo mediante,
al centro del placer
del cerebro mismo.

27 segundos,
tan largos
como 27 días sin pan,
para subir al cielo,
de nuevo,
dejando
tras de mí
nubes y claros
y un corazón
que nació casi muerto.

27 pasos
para llegar el baño
y rezar de rodillas,
frente al inodoro,
vaciando
mente y vísceras,
desterrando
cañería abajo
mi alma ebria,
mi resaca de ti.

1 mañana
después de todo,
para desengancharme
de tu boca,
de tu cuello,
de tu vientre,
de tus piernas,
de tu pelo,
de tu piel
y tus entrañas.

1 cigarro
para echarme de tu lado
y desaparecer
tras las cortinas,
como humo
de la hoguera que no encendimos,
del fuego nunca provocado
por mecheros sin gas,
consumido
entre bambalinas.
1 mirada
para volver a caer
en el cielo
de tus sábanas estrelladas
al calor de tus besos
y reclamarte otra dosis
de 27 gramos
para desengancharme
otra vez
de ti.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s