Síndrome de Estocolmo

No sabía que hacer, quería salir corriendo pero tus ojos me atrapaban. Quería besarte y el palmo escaso que nos separaba era más sólido de lo que podía esperar para atravesarlo solo. Quería emborracharme y fluir pero competir contra una sin era demasiado. Quería que la camarera se tropezara o alguien se atragantara con el hueso de una aceituna para desviar la atención. Pero estábamos allí y poco más había que hacer a parte de comernos la boca con los ojos. Fumé. Menos mal que tenía cigarrillos, sin ellos probablemente me hubiera desquiciado, quizá así me hubiera lanzado a tu cuello… punto en contra para el tabaco. Al final otra noche más de whisky, Pearl Jam y letras. Dos seres venidos el uno del frío y el otro de la oscuridad, vaya dos patas para un banco. Es jodido acostumbrarse a la oscuridad, acabas aferrándote a ella, y cuando ves algo de luz asusta. Tenían un nombre para eso, síndrome de Estocolmo creo, algún día buscaré porqué esa ciudad y no otra. Estocolmo, tiene su gracia.

Así que después de la juerga padre que nos dieron las sin salimos de allí, caminamos, nos chocamos, hablamos, por hablar, hasta el coche, entramos en él y no sé si querías algo de mi una vez allí dentro, pero metí las llaves en el contacto y arranqué. Quizá no debiera haberlo hecho, quizá debiera haberme acercado y secarte lo que la lluvia había dejado en tu cara, pero puse en marcha el motor y ahora mi único papel era el de llevarte a tu casa. Más charla. Iba despacio, parando en todos los semáforos, tranquilo y mirándote de vez en cuando, a los ojos… hasta el portal de tu casa. Paro, te miro, me la devuelves, nos despedimos y dos besos, ¿dos besos? Vuelta a casa sin… Pido pista, se abren los semáforos, chispea, acelero, adelanto taxis, atravieso Príncipe de Vergara, Velázquez, Serrano, Castellana y Bravo Murillo, giro a la derecha donde la Cruz Roja, paso Francos Rodriguez y la gasolinera de Villaamil, entro en el garaje, aparco el coche y el resto ya sabéis qué…

Y es que cuando uno no sabe lo que quiere…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s