Jimmy dos turbos

La historia de Jimmy dos turbos fue tan breve como intensa, digna de cualquier artista americano como James Dean o Elvis Presley, aunque éstos dejaran un bonito cadaver y Jimmy no. Porque Jimmy era muy feo, pero esa no es la cuestión. Como toda historia tiene sus comienzos en la que un estúpido detalle marca la diferencia y en el caso de Jimmy dos turbos todo empezó por la temprana pasión del pequeño Pepe por los motores. Su padre le enseñó a arreglar las averías de su viejo tractor Ebro. Con él empezó arando los campos de su padre y pronto trabajó para todos los del pueblo. Con el dinero que ganó, Pepe compró un R5 al que trucó el motor, le hacía de todo al coche y fue el primer tuneado que se conoció en el pueblo, probablemente el primer coche tuneado del país. Con él chuleaba haciendo el cabra por los caminos de la zona, reunía a sus amigos en los descampados haciendo derrapes y pruebas de habilidad utilizándoles de conos. Un día se enteró que en Cuenca se celebraba un rally y se apuntó, quedó segundo. Ahí empezó todo. Después de eso corrió todas las carreras de rallyes que se hicieron por la zona y los ganó casi todos. Entonces vendió su R5 y se hizo con el coche que más ansiaba tener, con el que tantas noches había soñado, un R5 Copa Turbo de color amarillo.

Pepe siguió corriendo algunos rallyes con su nuevo coche y continuó ganando bastante dinero, corría como una bala, tomaba las curvas a todo gas, las enlazaba como si fuera un juego de niños, cruzando los prados en un abrir y cerrar de ojos. El público se embalaba al verle pasar, las vacas, los caballos y hasta los grillos se embalaban cuando la mancha amarilla de Pepe recorría brevemente sus pupilas al pasar frente a ellos como alma que lleva el diablo. Ganó tanto dinero que compró el viejo establo abandonado a las afueras del pueblo, lo reformó y allí montó la primera discoteca de la zona a la que bautizó como a él le gustaba que le llamaran: Jimmy’s. Porque a Pepe no le gustaba en absoluto su nombre, el nombre que le pusieron sus padres al nacer y constaba en el registro. Pepe quería algo más internacional, con más clase, y poco a poco a Pepe se le fue conociendo por el sobrenombre de Jimmy. Pero Jimmy dos turbos no se hizo famoso por su nombre, arar los campos de la zona o correr rallyes, eso de dos turbos no era por tener un Renault Copa Turbo, ni por ser más veloz que el rayo, a Jimmy le llamaban dos turbos porque llegó al mundo con la extraña anomalía, por increíble que parezca, de tener dos penes, así es. La matrona, que no era otra que su tía segunda por parte de madre, primeriza en estos asuntos de ver dar a luz un varón, a punto estuvo de amputarle uno de ellos creyendo, pobre estúpida, que era el cordón umbilical mal cortado, pero pronto se dio cuenta llevándose la mano a la boca no llegando a seccionar dicho apéndice.

Pepe, perdón, Jimmy dos turbos, ya desde bien pequeño, era un tipo feo, muy feo, difícil de ver, con la cara llena de pegas y granos, medio calvo medio pelirrojo, delgado, tan delgado que se le adivinaban los huesos bajo el pellejo que cubría su pobre esqueleto, pero sus dos penes eran demasiado, volvía locas a las chicas del pueblo, que también se embalaban, y pronto se hizo eco en los de alrededor. La culpa la tuvo su primera novia, en aquella pubertad que tan famoso le hizo, cuando ella le dejó por feo aun siendo ella tan fea como él, haciendo correr el rumor de su extraña anomalía inguinal. Entonces, una de las amigas de ésta, que era muy golfa, quiso probarlo y ahí empezó todo. Al poco tiempo Jimmy dos turbos se las beneficiaba a todas, ya fueran solteras, viudas o casadas, cualquiera que se pusiera a tiro. Toda mujer de la zona quería probar los dos turbos de Pepe, es decir, Jimmy, y hacían cola en su discoteca para entrar. Jimmy era muy feo, tan feo que resultaba gracioso, y él sabía ser gracioso. Jimmy sabía muy bien cómo tratarlas, sabía ser gentil y cuándo serlo y cuando convertirse en un cerdo pervertido sediento de sexo. Sabía jugar con ellas y cualquiera que pasara a su lado caía entre sus piernas saciando toda depravación.

Aquel rumor sobre Jimmy dos turbos se extendió y llegó hasta oídos de los maridos, padres y hermanos cuyas mujeres, hijas y hermanas se habían acostado con Jimmy. Probablemente fuera culpa de los celos de su exnovia, que había visto como su deformidad había sido recibida de buen grado por el resto de mujeres seducidas por sus dos encantos, pero eso nunca se llegó a saber realmente. Esos hombres, cuyas mujeres, hijas o hermanas les habían deshonrado primero se lo tomaron a broma, nadie se podía imaginar a un tipo con dos penes, pero pronto se dieron cuenta de que el rumor era cierto cuando con sus mismos ojos vieron sus dos turbos a pleno rendimiento en la parte de atrás de la discoteca de Jimmy, entrando y saliendo de los agujeros de su exnovia, bombeando a todo gas, cuando ésta le emborrachó y le pidió un polvo por los viejos tiempos. Al día siguiente, domingo de ramos, se encontró su cadáver lleno de moretones y sus dos penes, que tantos agujeros habían tapado, cortados de cuajo. Y esto tampoco se llegó a saber realmente porque así nadie lo quiso, quien o quienes lo hicieron.

Sus padres se enteraron tan pronto como hubo amanecido, con el canto de los gallos y antes de arreglarse para ir a misa, tiempo que usó el párroco para improvisar el funeral. Lloraron amargamente la pérdida de su único hijo y las mujeres del pueblo, con el vientre vacío no sólo por la pena, también hicieron lo propio a escondidas. El silencio sobre aquel asunto reinó para siempre y nunca más se supo, bien fuera por envidias o lujurias escondidas, porque así nadie lo quería. La discoteca se cerró y fue derruida para, muchos años después, construir la piscina municipal. En la lápida de Pepe sólo se grabó bajo su nombre la palabra Jimmy, como a él le gustaba que le llamaran, sin el dos turbos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s