Haciendo eses

él era ese ciego
ella esa muda

él no cerraba la boca
ella tampoco sus oídos

él tenía demasiadas preguntas
ella se reservaba todas las respuestas

él sólo era un pobre demente
ella ataba bien sus cuerdas

él embadurnaba con sopa su barba
ella dejaba su otro brazo bajo la mesa

él escupía su última condena
ella le prestaba su servilleta

él nadaba sobre whisky
ella no sabía tirarse de cabeza

él deseó regalarle algunas flores
ella secó las que tenía

él lamentaba haber visto demasiado
ella quería salir y conocer más mundo

sin embargo ella parecía ser la ciega
porque a los ojos de cualquiera
él era un monstruo
y ella sin duda la bella

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s