Papelera

Libros que no sé cómo pasaron por mis manos

 


Cincuenta sombras de Grey, de Erika Leonard Mitchell

¿¿¿Es la prima de Sherrilyn Kenyon??? Búscate un buen manubrio…


El Cazador de Sueños, de Sherrilyn Kenyon

Autora de sombras y lolita de la tercera edad, parece sexagenaria que moja sus bragas con tipos de gimnasio y barba chula. Se puso tan cachonda con el porta de “3 metros sobre el cielo” que la ingresaron más de un mes por deshidratación; se quedó tan seca como el desierto de Arizona. Se cree que aquello le afectó demasiado al cerebro y perdió gran parte de la mielina. A raíz de eso, y junto con las pastillas para dormir, tiene sueños ardientes donde tres tipos o más la amordazan y practican con ella todo tipo de ritos más allá de lo sexual. Por las mañanas escribe pudorosamente lo que recuerda y cuando junta unas cuantas hojas lo publica. El resto parecen páginas recortadas del diario de la hija de mi vecina de 16 años.


El Informe Phaeton, de Albert Salvadó

El que mucho abarca poco aprieta. Un ingeniero industrial soñando con letras que, más allá de las matemáticas, forman aburridos párrafos carentes de pasión y personalidad. Frías y simples como ecuaciones de primer grado. Ni convence ni engancha. Quizá pensó que en la crisis de la cincuentena, después de haber criado a sus hijos, acomodado en su chalecito pijo con el Porche descapotable en la entrada y habiendo plantado algún árbol le tocaba ahora escribir un libro. Mala decisión, cambio de andén (adiós editorial ;).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s