Grandes son las noches

Eres la protagonista de este capítulo, te lo cedo, a quién puede importarle después de muerto que uno tenga sus vicios… De sobra sabes que eres la primera, que sin ti no es lo mismo, ni es la misma estrella quien te está durmiendo… Dímelo tú, estrella…

Y te acuerdas de aquella noche (siempre hay una noche) en la que fuimos alguien tú y yo, y fue buena, y quisimos que no terminara, pero todo, irremediablemente, se acaba en esta maldita vida.

Y probablemente quisieras que se repitiera, volver atrás a esa nuestra noche. Y estaría bien, seguro, y compartir algo más que el susurro de la yemas de los dedos y el brindis de las copas que una y otra vez fueron rellenadas de vagas promesas que se perdieron con aquella noche, pero… Blank page is all the rage…

Qué maravillosas son las noches contando esas estrellas que te acunan, manta en mano y cigarro en la otra, echándole el humo a la luna. Noches de verano, capaces de hacer de nosotros lo que no somos y darnos lo que no tenemos. Hasta los gatos, pardos o no, están agradecidos de esas nuestras noches.

Y es que cualquier noche los gatos de tu callejón maullarán a gritos esta canción, porque voy a salir esta noche contigo, se quedaran sin beatos las catedrales y seremos dos gatos al abrigo de los portales, pero yo sólo canto si tú me demuestras que es verde la luz de tus ojos de gata.

Anuncios

Balada de la nostalgia inseparable

Siempre esta nostalgia, esta inseparable
nostalgia que todo lo aleja y todo lo cambia.
Dímelo tú, árbol.

Te miro, me miras. Y no eres ya el mismo.
Ni es el mismo viento quien te está azotando.
Dímelo tú, agua.

Te bebo. Me bebes. Y no eres la misma.
Ni es la misma tierra la de tu garganta.
Dímelo tú, tierra.

Te tengo. Me tienes. Y no eres la misma.
Ni es el mismo sueño de amor quien te llena.
Dímelo tú, sueño.

Te amo. Me tomas. Y no eres ya el mismo.
Ni es la misma estrella quien te está durmiendo.
Dímelo tú, estrella.

Te llamo. Me llamas. Y no eres la misma.
Ni es la misma noche clara quien te quema.
Dímelo tú, noche.

Rafael Alberti