Fuera de lugar (Rocket Man)

No pudiste elegir, es lo que tiene, pero escapaste de allí, más allá de donde asoma el sol y todo se fabrica, siendo un cortaúñas made in China. Podría haber sido peor, de ahí salen caramelos con sabor a judías, féretros sellados de peces panga y preservativos que se rompen antes de ser usados. Tú sólo fuiste un cortaúñas, sin más ni menos.

En cuanto hiciste los papeles, embarcaste en el primer crucero que te recomendó la agencia de viajes. Aquel no fue el mejor camarote con el que pudiste soñar ni tuviste la mejor compañía, sin opción a poder viajar solo, pero oye, tenías esa pulsera que te permitía comer, cuando te diera la gana, en cualquiera de los 7 buffets especializados en las cocinas de medio mundo. Fue ahí cuando empezaste a defenderte, especializándote en la apertura y despiece del marisco, fuera chileno, argentino o gallego. Tus cuchillas estaban bien afiladas, cortaban que daba gusto y, a pesar de no ser puro acero toledano, de mucho te sirvieron sin saberlo aún.

Una noche, cuando todo parecía estar en calma y tú descansabas, enredado entre las sábanas de tu contenedor, un grupo de terroristas sudafricanos asaltaron el carguero. Redujeron a toda la comandancia para hacerse con el mando, desviándolo de su ruta y, sin hacerle ascos a nada, intentar amarrarlo en algún cabo desconocido por los restos donde piratear después con toda la mercancía.

Entonces fuiste listo y estuviste al desquite cuando, pasando cerca del sur de Madagascar, te lanzaste al agua para escapar de sus redes. Nadaste hasta reventar, sin nada que perder, pero llegaste a tierra y el consulado hizo el resto. Sin saber aún cómo, pasaste de mano en mano para acabar en Londres, el 10 de Downing Street concretamente, en las mismas de una tal Theresa May. Aquellos fueron los mejores meses de tu vida, cortando uñas a diestro y siniestro, té mediante, con el poder que una maldita fábrica de la Asia más profunda te concedió. Dormías tus horas, librabas fines de semana y festivos y viviste como un marajá hasta que un día, escuchando la BBC, te enteraste del Brexit.

Tan mal lo pasaste estudiando, por muchas asignaturas que te quedaran para septiembre, y luego buscándote la vida, que no entendiste una mierda de los politiqueos y sus barbaries populistas. Habías recorrido medio mundo, arrastrando toda su mierda entre tus filos, que la salida de esos hijos de la Gran Bretaña del eurogrupo no cabía entre ellos. Esto se quedó grabado a fuego entre tus sienes. Fueron tantas las noches sin dormir que, cuando Theresa te cogió entre sus manos con el objetivo de arreglárselas, te quedaste con lo marcada que tenía la arteria carótida de su cuello. Si la vida te había enseñado algo es que soló puedes fiarte de una cosa: de tus cuchillas.

Anuncios