Porque si no lo digo reviento

Los galápagos son reptiles. Esa es una de las cosas con las que me quedé. Otra es la fruta, que hay que tomarla antes del almuerzo por algún proceso de oxidación que desconozco. Me quedé también con el silencio (aunque venía de serie), con el Lido, La Sede, el Seis Peniques, el Déjate Besar, El Libro, los pinchos de los picos de Europa y el karaoke aquel, con el zumo de tomate, el JB cola y un chorrito de limón, las avellanas y el Cariñenas, con Wild at Heart, Wicked Game, As I Sat Sadly by her Side, el helado de tarta de queso con mermelada de fresa y cookies y los pájaros en la ventana, con los cientos de tickets de autobús en mi mochila y la vista de Madrid en agosto desde la cuesta de las perdices en la carretera de la Coruña, el frío de la Ciudad Universitaria, caminando desde medicina hasta biología y su campus al sol de invierno. Me quedé con las cintas de Smashing Pumpkins, Apollo Four Forty y Los Piratas, las largas charlas con o sin el portero de la Infanta Mercedes y el parque de la Avenida del Brasil, las puestas de Sol de Rodríguez Sahagún y El Retiro, la Magdalena, el hotel Chiki, el Sardinero y su casino. Me quedé con la química, orgánica e inorgánica, el callo, la madre que te parió, la cocina de Puerta del Ángel, el sofá de Santander y otros cuantos sofás más, alguna que otra piscina y la playa de Gandía. Me quedé con una sonrisa, tu sonrisa y la mía y un tiempo en que el mundo fue la parte que aun me sobra.

O dicho de otro modo, el pellejo sin cortar de una fimosis no efectuada. Porque si no lo digo reviento.

Anuncios

Grandes son las noches

Eres la protagonista de este capítulo, te lo cedo, a quién puede importarle después de muerto que uno tenga sus vicios… De sobra sabes que eres la primera, que sin ti no es lo mismo, ni es la misma estrella quien te está durmiendo… Dímelo tú, estrella…

Y te acuerdas de aquella noche (siempre hay una noche) en la que fuimos alguien tú y yo, y fue buena, y quisimos que no terminara, pero todo, irremediablemente, se acaba en esta maldita vida.

Y probablemente quisieras que se repitiera, volver atrás a esa nuestra noche. Y estaría bien, seguro, y compartir algo más que el susurro de la yemas de los dedos y el brindis de las copas que una y otra vez fueron rellenadas de vagas promesas que se perdieron con aquella noche, pero… Blank page is all the rage…

Qué maravillosas son las noches contando esas estrellas que te acunan, manta en mano y cigarro en la otra, echándole el humo a la luna. Noches de verano, capaces de hacer de nosotros lo que no somos y darnos lo que no tenemos. Hasta los gatos, pardos o no, están agradecidos de esas nuestras noches.

Y es que cualquier noche los gatos de tu callejón maullarán a gritos esta canción, porque voy a salir esta noche contigo, se quedaran sin beatos las catedrales y seremos dos gatos al abrigo de los portales, pero yo sólo canto si tú me demuestras que es verde la luz de tus ojos de gata.

Julio sentencia

Julio, calor, insomnio, un Oporto, mujeres que jamás llegarán a ser más que un mal polvo en el mejor de los casos. Iván Ferreiro, Piratas, una docena de colillas amontonándose en un cenicero. Iván Ferreiro es un genio, de cuatro palabras saca un gran tema. Iván Ferreiro parece un muñeco pero también un buen tipo, y su mujer por lo visto es el doble que él, pero parecen montárselo bien. Más calor, humo y cáncer. James Blunt, ex-militar de mentirijilla, jamás volverá a encontrarse con esa bonita chica del metro, ni yo con muchas otras. Un camión de la basura. Ruido, más ruido. Silencio. Fernando Sánchez Dragó presenta una virginal novelista, la virginal novelista presenta su novela, más novelas históricas. Lo peor que puede parir la clase alta son más escritores que, lejos de toda originalidad, recurren a inventarse su propia realidad histórica. Vírgenes bastardos de clase alta, consumidores de Operación Triunfo, Friends primero y Sexo en Nueva York después, que lo más cerca que han tenido el horror y el miedo ha sido en el cine viendo Scary Movie. Las dos, hora peninsular. Sánchez Dragó si que sabe montárselo bien, con un poco de suerte después del programa se folla a la virgen novelista. Sánchez Dragó es un listo, está emparejado con una oriental que le permite tirarse a otras mujeres con la única condición de que no se enamore. ¿Quién puede enamorarse pudiendo joder con todo lo que se ponga por delante? Perdona, ¿tienes fuego?, vamos a joder. El sexo es bueno, tonifica el cuerpo y elimina toxinas y mala leche. El sexo engrandece a las personas aunque sólo sea por cinco minutos. Si hubiera más sexo mi compañera de curro no traería la cara y la mala leche que trae todas las mañanas, lo mismo un día de estos le hago un favor y le doy algo de dinero para que algún pobre diablo se acueste con ella. “We must never be apart”, “eres tú a quien yo adoro, siempre serás mi prostituta”, dice Smashing Pumpkins en Ava Adore. Lo cierto es que hay putas que han nacido para ser amadas, véase también la sección “Europa del este” de cualquier prostíbulo. Julio es un buen mes para viajar hacia el norte y escapar del calor, la Europa del este es un buen destino, Rumania, Chequia, Eslovaquia. En julio el sol sentencia, así que escapa si puedes. Maricón el último.